lunes, 14 de agosto de 2017

El Pacto Cap. 23 Punto ciego


Entre algunas cosas que se han ido observando en el blog, iremos concluyendo los fics pendientes e iremos agregando algunos otros trabajps que tenemos pendientes. Se que llevamos muchísimo tiempo inactivos y no es pretexto, pero les agradecemos a los que nos siguen visitando ocasionalmente. Se han ido corrigiendo las entradas en algunos fics, anexando los capítulos al index de fanfictions por autor.




Kit, fuera :)



Suena, suena, suena. En mi cabeza hay cierto sonido desde hace mucho tiempo atrás. ¿Cuántas vidas hay en mí? Tic tac, tic tac. El sonido de ese reloj no me deja dormir. Tic tac, tic tac. Acaba, acaba conmigo ya. Déjame descansar de tí… Tic tac, tic tac…



El Pacto Cap.   23 Punto ciego.

   El sonido de una alarma le hizo abrir los párpados lentamente. Sentía que pesaban y no podía remediarlo. Dos horas de sueño no eran suficientes. Se reincorporó lentamente sólo para notar una suave cascada oscura cayendo por sus hombros. Sara abrió los ojos con asombro mientras se acariciaba el cabello y corrió hacia el espejo. Allí estaba ella mirando su reflejo con asombro.

-          ¿Momo? ¿Qué significa es…?

   Se quedó callada tras notar que el pendiente en su pecho estaba apagado. Momo estaba dormido.  Maldijo por lo bajo mientras se dirigía nuevamente al espejo incrédula. Miró nuevamente el reloj. Este empezó a marcar las seis y su cabello empezaba a recuperar su color natural mientras su cuerpo dejaba su forma andrógina.  Sara dio un largo suspiro.  Parecía cada vez más difícil controlar cada transformación y Momo dormía más de lo habitual, como preparándose para algo. Sara detuvo su andar en ese preciso momento mientras una idea llegaba a su cerebro. Una sonrisa escapó lentamente en sus labios, dándole una curva tentadora.

-          Stéphanos…estás en camino…

   Abrió la puerta de su habitación mientras tarareaba una suave melodía que no supo de donde salió, pero su canturreo matutino era bastante feliz. Incluso el café hirviendo de María le pareció suave y su buen humor permaneció el resto del día mientras caminaba por la ciudad con un aspecto bastante común y sin interés para nadie.  Miraba el escaparate de una tienda comercial cuando cayó en la cuenta de algo. Momo dormía. No podía saber lo que pasaría si ella decidiera… desechó la idea al instante. Aunque Momo no lo supiera en ese momento, el sólo recordarlo sería suficiente. Cada pensamiento suyo era absorbido por Momo, pero ella no podía obtener nada que Momo no quisiera darle.


    Jessie despertó con hambre. Tenía una sensación extraña desde hacía dos días. De no sentirse ella misma. Los rayos de sol se filtraban por la ventana. Escuchó un auto entrando en ese momento y se incorporó lentamente mientras asomaba por la ventana. Para su sorpresa era alguien que nunca había visto.  Venía vestido con cierta elegancia y notaba que Andrè le permitía pasar al recibidor de invitados. Después de un rato el mismo invitado se retiraba mientras Jessie se preparaba algo en la cocina ante la mirada cómplice de María dándole un trato algo diferente.  Jessie nunca había notado a María tan servicial con ella como ese día, era excesivo.

   Bebió un poco de jugo y con vaso en mano se dirigió a la sala. Andrè tenía un paquete en las manos que llevaba al despacho de Sara. A estas alturas del juego, Sabía que Sara traía el cabello negro o rubio según quisiera.  Aunque prefería que le llamasen Helena mientras lo traía negro y Jamie… Jamie aparecía cuando le daba la gana. Aunque no pretendía encontrarle, sólo que no sabía cómo había acabado tantas veces con esa persona y ello, le hacía sentir sucia.

   A media tarde otro auto se estacionaba en la entrada. Una risa en la parte baja le dijo que Sara había llegado a casa. Asomó por el balcón sólo para verla contándole algo a María en un lenguaje que ella no entendía. María parecía complacida de escucharle.

   Jessie miró detenidamente a Sara en ese momento. Tenía una espigada y clara figura. Una nariz pequeña y una boca sexy. Su largo cabello rubio iba recogido en una coleta. Usaba una camisa de mangas largas a cuadros y bajo ella una blusa blanca. Tenía unos pantalones cortos de color caqui y sandalias a juego.  Sólo hasta ese momento Jessie notó algo que no estaba antes. En el tobillo derecho de Sara había una mancha. No podía mirarlo bien, pero quizá no era una mancha.

   Sara volteó en ese momento y la miró para luego sonreír. El rostro de Jessie se llenó con una sonrisa en respuesta.  Sara tenía ese tipo de alegría que muchas veces le gustaba, pero cuando estaba sombría no quería estar cerca.

-          ¿Qué haces ahí, Jess? Baja un momento y salgamos a tomar el fresco de la tarde.
-          Me vendría bien, siento algo de calor estos días – le respondió mientras comenzaba a bajar las escaleras.
-          Estos días el calor ha estado insoportable – le secundó – aunque es bueno que todo esté más tranquilo de lo normal. Fue una buena decisión haber dejado todo eso.
-          ¿Te refieres a ser CEO?
-          Es una tontería estresante. Aunque apuesto a que mi padre se estará retorciendo en su tumba en este momento – una carcajada escapó de su boca – No sé cómo aguantó Nikos todo ese tiempo.

   Nikos. Sara siempre se refería a su padre como Nikos. Las palabras papá y mamá estaban reservadas para Andrè y María, Jessie podía apostarlo.

   A un ritmo lento llego hasta Sara, que caminaba descalza sobre el pasto. Sólo en ese momento notó que la mancha no era tal. Sara tenía un tatuaje a la altura del tobillo.  Iba a preguntarle pero no fue necesario.
-          Es lindo ¿verdad?
-          Jamás te lo había visto ¿qué significa? – inquirió Jessie al notar que era una serie de estrellas.
-          Es Cassiopea. La madre de Andrómeda.
-          No soy muy dada en mitología.
-          Cassiopea entrega a su propia hija en sacrificio a Poseidón, para aplacar la furia del padre de los dioses por su pecado. Vanidad.
-          ¿Qué te hace llevar algo tan malo como eso?
-          Sólo me gusta la constelación – susurró Sara suavemente – es una constelación bastante linda – terminó mientras reía.

   Si Sara iba a decir algo más, se omitió ese detalle. Empezó a tararear canciones y tonadas que Jessie no conocía. Su buen humor se acabó al recibir una llamada telefónica. Se veía algo preocupada y salió del lugar tras disculparse con ella.

   El resto de los días, Jessie no se encontró con ella ni con Jamie. Parecía que se lo había tragado la tierra. El trabajo en los negocios de Sara Helena Andreakis había aumentado y su estrés con ellos. Pronto se vió en la necesidad de no realizar uno sino varios bocetos diferentes.  Fue después de varias sesiones cuando entendió el concepto de Sara. La remodelación de los hoteles tenía que ser en un estilo “Las Vegas” para Australia y el más moderno en algo mucho mejor, ya que su plan era invertir en Dubai.

    Lo único que cambió de toda esta situación fue que Julieta, nuevamente tenía cabida en su vida actual. Las cosas parecían marchar mejor sin papeles ni compromisos de por medio. Amigas con beneficios por el momento. No responsabilidades, no pleitos y escándalos por doquier.  Y aunque ella no se sentía del todo clara con la situación, tampoco podía negar que se mostraba incómoda con ella algunos ratos.
   Sara llevaba varios días sin dormir. Su rostro antes fresco y lleno de vida se mostraba deprimente y sin color. ¿Qué demonios estaba pensando? Había ideado muchas formas de pasar tiempo con Jessie, pero ninguna cosa le salía bien. Su impotencia estaba haciendo acto de presencia cada instante y su ahora mal humor sólo ponía un peso más sobre sus hombros.

   Maldijo una vez más mientras se sumía en pensamientos nada gratos. Fue hasta su minibar y se sirvió una bebida. Sostuvo el vaso y se dirigió a la ventana para tratar de concentrarse pero su mirada se perdió en la nada un buen rato. En sus manos, aquel vaso con vodka permanecía sin tocarse. Cada vez que iba a dar un sorbo meditaba sobre algo más y lo olvidaba. Era sábado por la mañana. Pronto, aquel abominable ser haría acto de presencia otra vez.
 
   Un ruido le hizo mirar nuevamente a la ventana. Allí estaba. El auto de Julieta llegó hasta donde se le permitía mientras esperaba a Jessie. Ella no tardó en salir, Sara crispó los dedos sobre el vaso que sostenía, mientras este de forma inexplicable se rompió. Permaneció impasible mientras veía el coche alejarse. No sin antes ver que Julieta le saludaba con la mano con un adios. Permaneció sin moverse durante un rato mientras la sangre corría lentamente por sus dedos, empañando con su color carmín, el resto del vaso roto.

 
-          ¿Ocurre algo? - preguntó Julieta a Jessie mientras la miraba a través de esas gafas de sol.
-          Hay algo que no me gusta - contestó ella - Sara está actuando muy extraño.
-          ¿Muy extraño? - le preguntó nuevamente ella - ¿En qué sentido?
-          Ni yo misma lo sé - suspiró - casi siempre está enfadada y me asusta cuando balbucea cosas sin sentido.
-          Ya veo - contestó ella - Hay ciertos movimientos en la asociación - su voz sonaba dudosa de querer hablar de más - Helena y Diego Souris Leonti salieron de ello y los anteriores compañeros están tomando represalias.
-          ¿Eh?
-          Posiblemente no sabes mucho porque es un manejo algo delicado. Hay acusaciones de ambas facciones, pero ninguno puede verse implicado en escándalos. Aunque si esto no se resuelve de forma discreta, entonces verás muchos fuegos artificiales en las noticias.
-          No sabía eso - respondió.
-          Es un manejo tras bambalinas, pero a diferencia de mí, Helena tiene mucho que esconder.
-          ¿A qué te refieres?
-          No soy la indicada para hablar de ello - le sonrió Julieta mientras le mandaba un beso.

   Jessie sonrió de forma divertida pero su mente se mantuvo ocupada pensando sobre estos detalles. Sería posible, si, sería posible que ella no se sintiera bien.

   Julieta le miraba de forma pensativa. La reconquista de Jessie fue un pretexto para acercarse a Sara, pero en algún momento de esos días, había algo en esta joven mujer que le era irresistible, no sabía que era, pero le motivaba a mantenerla cerca de sí. La calidez de su presencia era algo que le gustaba cerca de sí. ¿Jessie lo sabría? Estaba segura que Sara nunca le había hablado de sus sentimientos, era tan estúpida. Aunque ahora mismo eso le era de agradecer. La miró de reojo una vez más. No, no podía saber que era, sólo que estaba allí. Sus azules ojos no podían dejar de verla en cada ocasión que podía.



   Sara se recostó lentamente en el sillón mientras dormitaba un rato. Estaba cansada y agotada. Virtualmente hablando llevaba casi dos días sin dormir, pero no era la empresa ni Jessie lo que le mantenía en esa espera, sino algo mucho más extraño. Cada vez que dormía, tenía recuerdos en la cabeza que no eran suyos. Voces, personas y lugares que nunca había visto se hicieron presentes en cada uno de sus sueños. Preguntó a Momo muchas veces, pero nunca obtuvo una respuesta. Momo estaba tan callado y ausente, que parecía se había ido.
 
   Dentro de su cabeza ahora había recuerdos de Nikos. Ese hombre que había negado tanto de ellos, ahora entendía el porqué. La madre real de Sara. Nikos realmente la había amado, pero al tener esa noche completamente consciente, todo recuerdo fue borrado. ¿Acaso Momo le estaba enseñando lo que pasaría? No sólo Nikos, todos aquellos que habían optado por recordar ese suceso tan especial habían pagado el precio. Más que un don de ser virtualmente incapaz de morir antinatural gracias a ese dios, el precio era una maldición.
 
   Hombres, mujeres, todos sus ancestros fueron desfilando ante sus ojos. No, ante sus sueños. Un desfile interminable de personas, de sueños y de ilusiones. Momo, el gran artífice de todos ellos, viviendo a través de todo eso.
 
   Sara abrió los ojos una vez más. En esa habitación había dibujos, modelos a escala, pinturas, instrumentos musicales. Sara nunca había entendido su facilidad para ello. Ahora podía. Dentro de su persona estaban cada una de las habilidades de todos aquellos que habían tenido a Momo. Sara miró sus manos ¿cuál era su habilidad? ¿Cuál era la habilidad que ella heredaría al próximo recipiente de Momo? Pensó en Nikos, Stéphanos,  Jessie y el hijo gestándose sin ella saberlo,  que no era más que su propio hermano nuevamente reencarnado. ¿Era realmente Stéphanos? Momo desconfiaba de los humanos por ser capaces de mentir y hablar con la verdad oculta. ¿Pero cómo era Momo en realidad?

    Sara se incorporó pesadamente y su andar lento se acercó a una vitrina. Sus manos se deslizaron por el violín que había dentro. Sus recuerdos de niñez aprendiendo ese instrumento cedieron despacio a otros de un chico de morena tez. Sus manos ajustaron las cuerdas lentamente y colocó el violín en posición. No tenía ni que molestarse en pensar. Sus manos se movieron con una precisión que ella tenía en mente. Afinó el elegante instrumento con una facilidad tremenda y carraspeó un poco antes de empezar. La habitación pronto se llenó de la interpretación salida de manos de Sara. Vivaldi. Aunque lo había interpretado antes no era muy afín a la partitura, pero esas notas, sólo salían de sí.

    Estaba tan concentrada que no escuchó el auto de Julieta estacionarse de nueva cuenta. Jessie bajó del vehículo pero su mirada se mantenía en la ventana abierta.

-          Otra vez escuchando grabaciones - susurró Jessie con una sonrisa en los labios.
-          ¿Grabaciones? - preguntó Julieta extrañada.
-          Siempre que escuchas música clásica en esta casa, es Sara escuchando música en algún cd o dispositivo.
-          -Ah - contestó Julieta mientras dejaba de mirar la ventana para ponerla sobre Jessie- ¿Qué te hace pensar que no son grabaciones de ella interpretando alguna canción?
-          ¿Eh?
-          ¿No lo sabías? - sonrió mientras le respondía - Helena es una genio. No sólo maneja el violín, sino también el piano. A muy temprana edad mi madre descubrió ese talento. Fue sólo tiempo para ella - Hizo una pequeña mueca - era desagradable ver como la última aprendió mejor.
 
   Julieta y Jessie no podían saberlo. Pero en ese momento, la imagen de Sara no era la que ellas conocían. En esa habitación había un chico de tez morena interpretando Humoresque. Andru Andreakis, el padre de Nikos.
 
-          Las canciones que mi madre... - se interrumpió Julieta.
-          -¿Qué?
-          A mi madre le gustaba esa canción. Su abuelo se la enseñó cuando niña y por ende ya supones.
-          Es una canción muy triste.
-          Les chansons que ma mère m'apprenait
-          No se qué rayos has dicho pero suena muy bien - contestó Jessie.
    Julieta soltó una carcajada mientras le daba un beso suave en los labios.
-          Anda, trae tus cosas. Esta noche eres mía y no pienso dejarte aquí.
   
   Jessie fue corriendo a su habitación, en el recorrido del pasillo el violín dejó de sonar. Un sonido que ella conocía le envolvió. Las suaves notas de esa canción eran tan fáciles de recordar para ella.
-          As time goes by...

    Esa era la canción favorita de Sara en aquella película de Casablanca. Había perdido la cuenta de la cantidad de veces que la había visto. Avanzó un poco más hasta que la música cesó en ese instante de forma abrupta. Un golpe seco se escuchó después de eso. Temiendo algo, Jessie golpeó rápido la puerta con los nudillos.
-          ¿Sara? ¿Sara, estás bien?
    Ninguna voz surgió y ni un solo ruido podía escucharse al otro lado. Iba a golpear la puerta por segunda vez cuando dos pequeños golpes se escucharon en ella.  Jessie se detuvo en seco en ese momento. Pareció dudar un instante mientras miraba la puerta e hizo una pregunta más.
-          ¿Seguro que estás bien? - dos golpes se escucharon nuevamente - ¿Quieres hablar? - un golpe seco se escuchó después de ese momento.

   Jessie sonrió y continuó su camino. Ese código era bastante usado por ella y Sara cuando alguna quería estar sola. La castaña se fue sin más preguntas. Detrás de la puerta, la chica rubia miraba su mano derecha. La herida que tenía no había curado con la velocidad acostumbrada. Entornó los ojos mientras miraba el violín tirado cerca de su cama.

-          ¿Qué demonios está pasando?

lunes, 20 de febrero de 2017

Soiree doujin

Hola pervers!!!
Hoy toca un doujin muy subidito de tono por lo que recordamos que quienes sean "pezqueñines" esperen unos añitos porque no es apropiado y por ende no deben leerlo.

No subo otro desastre traducido ni editado por mí, jejeje bastante os castigo ya, os subo un trabajo realizado por un blog que desgraciadamente dejó de funcionar en 2014. Ya sabéis que nuestro trabajo en los blogs es por el placer de descubriros cosas y compartirlas, pero el mundo estudiantil y laboral a veces te obliga a no dedicar todo el  tiempo que deseariamos a tus aficiones.

Un aplauso a soloyuritraducido.blogspot.com por su trabajo, disfrutad de él. Un saludo y enjoy!!!





















lunes, 13 de febrero de 2017

Notas aparte webserie

Hola pervers;
Hoy os traigo una webserie de las que tanto me gustan.

La serie comienza con un suspenso de Sara en historia del arte, por lo que contrata a Helena para ayudarla, la profe abiertamente lesbiana y experta en leer cuadros descubre y ayuda a Sara a leer no solo cuadros, sino a ella misma.

Durante los microcapitulos Helena va enseñando divertidas lecciones, mientras Viviana, la madre (me parto con ella) no se entera de nada.

Pues a disfrutar de los 7 capitulos y sabed que recaudaban para seguir la serie ;)



viernes, 10 de febrero de 2017

Inugami-san and Nekoyama-san

Hola yurifans, imaginad unas locas aventuras que viven una chica tiene personalidad y hasta caracteres de gato pero ama a los perros y otra chica que igualmente tiene una personalidad y caracteres de perro pero ama a los gatos, lo dicho una locura.

 Las historias transcurren en un instituto (vaya novedad ¿no? XDD) en el que Aki la tercera persona en discordia intenta mediar entre estas dos chaladas que se aman, acosan y dan celos entre ellas.

Aparecen otros personajes más para liar la historia, unas chicas con personalidad de conejo, ratón, mono e incluso vaca, sus personalidades y rasgos vienen dados por el apellido de las chicas.

 La serie está basada en mangas de 4 paneles, es decir parecido a las tiras cómicas de los diarios, y los episodios son de un par de minutos.

 A mi personalmente me recuerda a Gokuyo, por su tono caótico, brevedad y risa asegurada. Por si no recordais la serie os pongo el link por aqui.

http://baulyuri.blogspot.com.es/2014/11/gokujo-serie.html

Lo dicho disfrutad de los microcapitulos subtitulados en youtube. Enjoy!!!


lunes, 6 de febrero de 2017

doujin shinat i want to be kissed segunda parte

Hola Yurifans, lo prometido es deuda y aquí va la segunda parte del doujin, vuelvo a disculparme por lo desastroso de la edición pero es que yo soy especialista en localizar materiales no "tunearlos".
En fin ahí tenéis.
;)

jueves, 2 de febrero de 2017

Shiznat doujin I want to be kissed parte 1

Estimad@s yurifans hoy os traemos un doujin de la genial pareja de Mai Hime Natsuki y Shizuru, se trata esta vez de I want to be Kissed, es decir quiero ser besada.
Poco se puede añadir ya que no se dijera con anterioridad así que me dejo de rodeos y os pongo la primera parte de este doujin traducido y criminalmente editado por mi se siente, es lo que hay,. ------la segunda parte el próximo día ;) . Enjoy!!!

continuará

lunes, 30 de enero de 2017

Vocaloid para pasar la tarde

Hola yurifans hoy traigo una publicación que seguro que le gustará a nuestra compañera Ali D que cumplió años hace unos días. Muchas felicidades chica ;).

Hace ya varios años nuestra compañera Ali D publicó un articulo sobre la pareja protagonista y la canción magnet versión karaoke. (abajo os dejo el link)

http://baulyuri.blogspot.com.es/2010/12/magnet-vocaloid.html

Aquí va nuevamente Vocaloid  con Luka y Miku, la pareja más yuri del programa musical. con una versión animada chulisima de la canción con los subtitulos en español (que me ha dado morriña y la animación me recuerda una barbaridad a la de DOA).




De todos los vídeos y versiones de esta canción, esta es la animación que personalmente  más me gusta, espero que la disfrutéis  y si queréis saber más de esta pareja os invito a que volváis a leer el doujin que tradujo Ali D para el baúl de esta fantástica pareja del gran Nanzaki Iku ( el de doropanda tours) On your mark.
http://baulyuri.blogspot.com.es/2015/11/on-your-mark-vocaloid-nanzaki-iku.html

Y si os habéis quedado con ganas de ver más historias de chicas y bandas de música
recordad que en el Baúl encontrareis fanfics de TATU que encantaban a Blackrose  y las reseñas de Akari sobre Jem y los hologramas
http://baulyuri.blogspot.com.es/2010/06/jem-and-holograms-kimber-stormer.html

http://baulyuri.blogspot.com.es/2016/08/jem-and-holograms-kimber-stormer-comic.html

Y hasta aquí el post de hoy, en breve más, enjoy XOXO.